miércoles, 27 de febrero de 2013

martes, 26 de febrero de 2013

LADRILLOS NEGROS, CÁLIDO REGAZO



Por fin dejamos atrás las carreteras nacionales. Empieza mi primera visita a despoblados.


Y después de terminado el asfalto, llegan las pistas de tierra. Frente a mi tengo la puerta a una tiempo que no volverá.

Quién sabe lo que nos espera a partir del final del túnel.


El Ocejón nos observaba cuidando nuestros pasos.


En los sombríos, el coche se fundía con la nieve helada.

Y por fin llegamos al deshabitado, pues no está despoblado, sus casas resisten y se niegan a caer en el olvido. Se mantienen vivas gracias a sus moradores, que por temporadas las habitan y rehabilitan




El camino se abre entre muros y zarzas


El hogar ahora apagado y en otro tiempo con vida, espera paciente.

La Iglesia y su campanario vigilan atentamente al pueblo y sus moradores.




Cuántos bailes se habrán celebrado en su plaza








El último recodo antes de irnos del paraíso perdido.


Volveremos a vernos.




















































 


























sábado, 23 de febrero de 2013

EMPEZANDO UN NUEVO CAMINO

Hola amigos:
Mi nombre es, Miguel Ángel Sánchez. Hace tiempo cuando era un niño y pasaba las vacaciones en el pueblo de mi madre, oía la preocupación que en ella había de que su pueblo quedara algún dí deshabitado, pues los mozos y mozas, buscando un futuro mejor partían hacia la capital de provincia u otras mas prósperas.
En el pueblo había un arraigo especia que les hacía resistir la partida e intentaban por todos los medios que las gentes no marchasen. Entonces lucharon en todos los frentes para traer la luz eléctrica, el agua corriente y recuerdo una lucha férrea para conseguir asfaltar la carretera, pues había veces que cuando llovía, tenían que venir desde el pueblo a arreglar las puentes que se había llevado la lluvia durante la semana. En muchas ocasiones teníamos que esperar mas de una hora hasta que podíamos pasar.
Hasta mi pueblo solían llegar viajeros, que mi madre decía "despistaos", pero ´que mas tarde pude comprobar y compartir su gusto por descubrir rincones escondidos de nuestra geografía. Llevaban poco equipaje, solían ir andando o en sencillos 2CV, se mostraban amables y respetuosos con las gentes y la naturaleza que visisaban, hacían un breve parada en el Bar de Paco y continuaban su camino.

Sin darme cuenta, esta forma de viajar quedó gravada dentro de mí. Siempre me ha gustado viajar por carreteras secundarias y si en mi camino se cruzaba otra de inferior categoría y atisbaba en el final que se perdía entre montañas, no dudaba en desviarme y perderme en sus curvas. Hasta el punto que empecé a investigar primero en los mapas de carretera y después en Google eart, dónde terminaban éstas y empecé a descubrir pueblos, que como el de mi madre no habían corrido la misma suerte y se habían quedado despoblados y moribundos.
Esto me llevó como gran curioso que soy, en buscar en la "red" páginas, vídeos y mas tarde blogs de personas que habían empezado con anterioridad a investigar y visitar estos pueblos, lo que me llevó  a recopilar datos y desde hace algún tiempo a visitar estos restos de historia ya casi olvidada.
Así que deseo que desfrutéis con las fotos y comentarios que deje en este blog.
Un saludo.